Egresados ULSA                                  ULSA Comunidad ULSA Radio youTube Facebook Twitter Buscar

Las cosas pasan por algo

Egresados Escriben — Autor: admin publicado: January 10, 2011 a las 4:44 pm

Cobijado por tus papás, amigos, incluso maestros (aunque no lo creas) la vida de universitario se pasa como la mejor de tu vida. El terreno seguro es fácil de encontrar con sólo peparación y responsabilidad en el momento justo. Pero en el mundo laboral, cada segundo es el momento justo en donde debes demostrar que el éxito va más allá de buenas notas y el cobijo de quienes te quieren.

Todos te advierten que al salir de la Universidad te enfrentarás al mundo real y tendrás la oportunidad de batear en ligas mayores. Núnca imaginé que sería tan difícil.

Tocar puertas fue tan cotidiano como respirar, durante ocho meses. Impactado de las limitadas oportunidades de trabajo en este país no tenía otra opción que seguir buscando, hasta que la oportunidad de batear llegó.

El estadio estaba listo para mí, pero ahora debía convencerlo que estaba a su altura; la oportunidad se presentó en una pequeña y nueva área de Grupo Salinas: un puesto administrativo como practicante. No sabía en qué consistía ni a lo que iba,  pero apenas escuché la oportunidad de trabajar en un evento de Sergio Sarmiento por dos meses, acepté sin preguntar más.

No conforme con haber entrado en ciertas actividades me esforcé para superarme, obtener la plaza cuando no existía y tener más oportunidades relacionadas con lo que había estudiado. El brillo continuó y realmente cuesta subir la cuesta, realmente cuesta conquistar el estadio, pero nada es imposible.

Ahora coordino la logística de diferentes eventos relacionados con el proyecto Caminos de la Libertad presidido por Sergio Sarmiento y las Relaciones Públicas en lista de invitados de tres programas de la Barra de Opinión de TV Azteca y Proyecto 40.

La vida parece ser dura, pero cuando ves plasmado tu trabajo y lo disfrutas, cuando realmente te gusta, no notas el esfuerzo que estás haciendo hasta que echas un pequeño vistazo hacia atrás.

La Universidad me dió herramientas para desarrollarme, para descubrir lo que traía dentro, pues esas son las ganas de hacer las cosas bien. Cuando estás frente al mundo y sabes que debes ir contra él, nada importa, el mundo real está frente a tí y debes sacar tu verdadero yo e ingeniártelas para ir contra él.

 

 

Sonríe aunque te cueste.

Lic. Alan Torices Vite

Ciencias de la Comunicación.

2004 – 2008

 

Escribe un comentario