Egresados ULSA                                  ULSA Comunidad ULSA Radio youTube Facebook Twitter Buscar

La importancia del Gobierno Corporativo en el éxito de la empresa

Egresados Escriben — Autor: admin publicado: November 29, 2016 a las 1:01 pm

Hoy en día nos encontramos en un apogeo de creación de empresas, diversas tienen éxito en su objeto pero muchas otras no, es importante que cuando una empresa es creada, se tenga la noción de que en algún momento, las empresas no pueden ser tratadas ya como negocios “caseros” como lo es una tienda de abarrotes o un restaurante pequeño.
Cuando las empresas crecen, la necesidad de mantener en perfecto control lo que sucede en cada uno de sus aspectos es innegable y es aquí donde debe comenzarse a pensar en el gobierno corporativo.
El gobierno corporativo es el conjunto de organismos, mecanismos y políticas que se establecen al interior de una empresa para poder tener control preciso de las actividades que realice la misma en persecución del cumplimiento de su objeto social.
Es importante mencionar que la designación de un consejo de administración (más recomendable que un administrador único en empresas medianas y grandes) y la integración de diversos organismos de apoyo como lo son los comités societarios.
Los comités societarios, dependiendo del giro de la empresa y su eventual regulación específica pueden ser diversos, sin embargo los más comunes son los comités de auditoría, comité de mejoramiento de prácticas societarias (a menudo conjunto con el de auditoría), comunicación y control y el comité jurídico.
En muchas ocasiones la integración de comités y el establecimiento de políticas societarias y procesos no son bienvenidos al interior de las empresas y se llega a confundir la implementación de estas medidas de orden y gobierno con “burocracia”, sin embargo esto no es así.
El gobierno corporativo eficaz permite prevenir delitos y malas prácticas al interior de una empresa, permite prevenir desfalcos, fraudes, prácticas injustas tendientes a separar a cierto trabajador “mobbing”, mala administración de recursos, entre otras, además del establecimiento de responsabilidades de cada uno de los cargos de mando medio y alto.
Es importante tomar en cuenta que el establecimiento de un gobierno corporativo eficaz permite a los socios de cualquier empresa tener mayor certeza en la delegación de facultades, en la funcionalidad de la misma y tener la opinión de expertos (integración de comités) que pueden ayudarles a tomar las decisiones más adecuadas para asegurar el éxito de dicha empresa.
Derivado de lo anterior es importante que se preste atención al establecimiento de un buen gobierno corporativo, donde la opinión de varios expertos y los procesos ordenados faciliten al consejo de administración y a los socios de toda empresa para tomar las decisiones más acertadas para ayudar a tener un negocio exitoso.
Por: Víctor Andrés Flores Guzmán.
Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle, A.C., generación 2004-2009 en Licenciatura y 2010-2012 en Maestría en Derecho de Empresa.
Socio de Derecho Corporativo y Litigio Mercantil y Civil en la firma MGS Consiliarios, S.C.,

Cómo ser abogado de empresa sin desatar guerras corporativas.
El mundo globalizado se caracteriza por las constantes evoluciones en los conceptos productivos de las empresas, donde la eficiencia y el incremento de rendimientos son la insignia característica de este modelo económico.
Naturalmente, las presiones de cada área que integra una empresa pueden llevar a diferencias en objetivos inter-áreas, en las cuales los abogados del departamento jurídico en muchas ocasiones se ven orillados a tomar decisiones apresuradas o incluso a tener ciertas diferencias de opinión y ruta de acción para algún negocio en específico.
Lo primero que debe existir entre áreas diversas de una empresa es una comprensión de las labores de cada una de esas áreas y tener claro cómo benefician dichas labores al objeto de la empresa. A mayor abundamiento, dentro del área jurídica, los abogados siempre deben contar con el “feeling” del negocio e involucrarnos en su operación, ya que en muchas ocasiones se presenta una tendencia de enfrascarse en un marco muy cerrado de normatividad legal en el que no se quiere salir o es difícil salir.
El abogado de empresa debe ser creativo y tratar el negocio como si él mismo fuese el dueño de la empresa para la cual labora. Lo anterior no quiere decir de ninguna manera transgredir el marco normativo, sino que, cada vez que dicho abogado sea consultado y la solución jurídica no empate con la estrategia operativa, el abogado debe contar ya con un par de alternativas viables para llevar a cabo el negocio en particular, resaltando las ventajas y desventajas en cada caso, pero siempre actuando de manera proactiva.
Por otro lado, las diversas áreas operativas no deben perder de vista que el área jurídica representa la seguridad legal de toda la operación de la empresa y que en realidad, casi toda la operación de la misma debe desempeñarse bajo un marco legal, desde las operaciones más sencillas hasta los negocios más complejos.
En ese sentido, los funcionarios de las diversas áreas operativas deben tomar en cuenta lo siguiente; 1) que los negocios que se han ideado, no siempre podrán llevarse a cabo de la exacta manera en la que los concibieron, si previamente no fueron diseñados en coordinación con el área jurídica; 2) excluir al jurídico de la operación por ahorrar algo de tiempo, tarde o temprano resulta contraproducente y habrá que asumir ese riesgo y responsabilidad; 3) un buen abogado no siempre le dirá lo que quiere escuchar, pero sí le propondrá alternativas para concluir un negocio; y 4) el área jurídica y el área operativa están en el mismo barco, siempre existe solución y un justo medio cuando se privilegia escuchar y entender a la otra parte, es simplemente cuestión de ejercitar la dialéctica y transacción interna.
El autor no es ajeno a una realidad que ha llegado a vivir en empresas, como gerente jurídico corporativo, dicha realidad es que muchas veces un abogado es visto como “un mal necesario”, ya que no se comprende el ejercicio de su profesión desde un punto de vista de la disciplina y el estricto cumplimiento; dicha concepción debe cambiar por una donde el abogado sea visto como “la seguridad legal de la empresa” y en consecuencia el abogado debe ser consciente de su responsabilidad intrínseca de verificar que los procesos internos y el marco legal se cumplan, no desde un enfoque casi policiaco, sino desde la concientización y la formación legal con sus compañeros.
Finalmente, se debe tomar en cuenta que en cualquier trabajo, la comunicación es fundamental y el eje sobre el cual va a fluir la operación diaria de una empresa. Desde el punto de vista del autor, documentar todos los procesos, solicitudes y comunicaciones en general mediante correo electrónico es fundamental, ya que evita malos entendidos en “consultas de pasillo” o en los alcances de una solicitud ambigua. El correo electrónico y otras tantas herramientas laborales contribuyen al orden interno de la empresa, lo cual facilita también el poder llevar a cabo un gobierno corporativo eficaz, así como tener una comunicación y empresa sana, lista para el éxito.
Por: Víctor Andrés Flores Guzmán.
Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle, A.C., generación 2004-2009 en Licenciatura y 2010-2012 en Maestría en Derecho de Empresa.
Socio de Derecho Corporativo y Litigio Mercantil y Civil en la firma MGS Consiliarios, S.C.,

Escribe un comentario