Egresados ULSA                                  ULSA Comunidad ULSA Radio youTube Facebook Twitter Buscar

La recuerdos en nuestra formación quedan en la memoria

Egresados Escriben — Autor: admin publicado: December 1, 2014 a las 3:28 am

Los recuerdos en nuestra formación quedan en la memoria, las enseñanzas de los hermanos, de los maestros de nuestros compañeros, de la comunidad lasallista; marcaron en nosotros egresados una formación profesional en valores que perduran y que nos dieron una estructura sólida.
Los centros de enseñanza se ven agobiados por presiones de distinta índole, tanto sociales, como políticas y económicas, pero lo que nos dio la ULSA es una preparación de aprendizaje colaborativo, en donde nos formaron para servir para ayudar para tener una responsabilidad social.
Entonces, cabría reflexionar si muchas instituciones no educan para resolver problemas en equipo, sino para demostrar que se es sabio. En este sentido el pensador Hindú J. Krishnamurti1 plantea:
“La mayoría cree que el aprender se fomenta por la comparación, mientras que el hecho es lo contrario. La comparación trae frustración y sólo fomenta la envidia, a lo cual llamamos competencia. Al igual que otras formas de persuasión, la comparación no deja aprender y engendra el temor.”
Por otro lado, paralelamente, se enfrentan al reto de vencer la apatía de los jóvenes durante el proceso de enseñanza – aprendizaje, sería necesario revisar el modelo educativo que induzca a pensar al joven no a repetir información, de esta manera la enseñanza, exige la posibilidad de cambio con nuevos paradigmas de instrucción.
Entonces, las universidades no sólo deben enseñar aspectos técnicos sino el desarrollo integral de sus jóvenes, de manera congruente buscar que el alumno sea más exigente en su aprendizaje, en su autoestima, en su persona, y así se generen nuevas maneras de enseñar con afecto, para alcanzar una mayor calidad de vida y una sociedad más justa y eso lo aprendí en mi Alma Mater.
Ya que el hombre no puede desarrollarse aislado, para poder dignificarse es necesario darse a los demás, es el amor lo que realiza la integración de la personalidad, entendiendo que dentro del conglomerado social las personas que lo integran poseen diferente desarrollo de la misma y por ello muestran distintos grados de amor.
Habría que reconvertir a las escuelas comunes en instituciones que sean integrales, así se puede propiciar una sociedad comprensiva. El progreso se logra construyendo sobre las fortalezas de cada alumno y no sobre sus debilidades.
De esta manera concluyo citando a un gran Educador; Miguel de Unamuno2 :
“La universidad tiene que ser un centro de alta cultura, y en tal respecto puede y debe sostenerse que sin perjuicio de sus obligaciones docentes, ha de ser el catedrático un ciudadano a quien el Estado sostiene y proteja para que investigue, escudriñe, y fragüe doctrinas, que sin esa protección y sostén y abandono a la libre concurrencia, no podría investigar, escudriñar ni fraguar. La alta cultura, la filosofía, la ciencia pura, las especulaciones desinteresadas, todo lo supremo intelectual, es la flor de estufa en casi todas las sociedades, y es más en la nuestra; es hijo del espíritu, y perecería si quedase sin el concurso de las demandas públicas.”

Indivisa Manent

Mtro. Nicéforo Guerrero Espinosa
Facultad de Derecho.

Escribe un comentario