Egresados ULSA                                  ULSA Comunidad ULSA Radio youTube Facebook Twitter Buscar

La Tutela Cautelar

Egresados Escriben — Autor: admin publicado: April 6, 2014 a las 8:14 pm

En el presente artículo voy a tratar el tema de la tutela cautelar. Para esto, tenemos que recordar que es la tutela, definida como “Una institución cuyo objeto es la representación, asistencia y administración de los bienes de los mayores de edad incapacitados y de los menores de edad no sujetos a patria potestad” .

La tutela cautelar fue introducida por reforma al Código Civil para el Distrito Federal (en adelante Código) en mayo del año 2007. Consiste en que una persona capaz para otorgar testamento pueda nombrar al tutor o tutores, y a sus sustitutos, que deberán encargarse de su persona y, en su caso, de su patrimonio, en caso de encontrarse incapacitado (art. 469 BIS del Código). Recordemos que, de conformidad con los artículos 1305 y 1306 del Código, para que una persona pueda testar requiere tener 16 años cumplidos, disfrutar de cabal juicio y que la ley no le prohíba expresamente el ejercicio de ese derecho.

La designación de tutor cautelar debe otorgarse ante notario público mediante escritura pública, siendo esta designación revocable en cualquier momento y con la misma formalidad, esto es, en escritura pública.
Anteriormente, para poder otorgar la designación de tutor cautelar, era necesario presentar al notario un certificado médico expedido por un médico psiquiatra en el que se hiciera constar que el otorgante se encontraba en pleno goce de sus facultades mentales y en plena capacidad de autogobernarse. Por reforma al Código Civil publicado en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el 23 de julio de 2012, se omitió este requisito.

Si el otorgante de la designación de tutor cautelar se llega a ubicar en un supuesto de incapacidad, y la persona que fue designada por él como su tutor rehúsa desempeñar el cargo, perderá el derecho a lo que le hubiere dejado el incapaz por testamento.

El atractivo de esta clase de tutela, es que cualquier persona pueda determinar quien sea su tutor en caso de que se ubique en un supuesto de incapacidad, excluyendo a quienes correspondiera el ejercicio de otras clases de tutela. Esta figura no ha sido tan difundida como otras de reciente incorporación a la ley, como lo es la voluntad anticipada; sin embargo, considero que puede tener la misma trascendencia que ésta última.

Lic. César Humberto Viveros Rodríguez
Derecho
Generación 2007-2012

Escribe un comentario