Egresados ULSA                                  ULSA Comunidad ULSA Radio youTube Facebook Twitter Buscar

La importancia del Programa de Continuidad de Negocio en la organización.

Egresados Escriben — Autor: admin publicado: March 16, 2013 a las 7:41 pm

Los ataques del 11 de Septiembre de 2001 al World Trade Center en Nueva York, provocaron la desaparición de 150 de las 430 empresas que residían en el complejo, así como la pérdida de 200,000 empleos. Sin embargo, no todas fueron malas noticias. El 84% de los negocios que contaban con programas de continuidad implementados, sobrevivieron y recuperaron su productividad total.

Ninguna empresa está exenta de sufrir algún evento que provoque la interrupción de la operación normal del negocio, y este evento no necesariamente tiene que ser tan impactante como un ataque terrorista. Un desastre natural, tal como un terremoto o tormenta, así como un incendio, una interrupción en el servicio de suministro de energía eléctrica, una epidemia, o hasta una manifestación frente a las instalaciones principales, podría ocasionar una interrupción al negocio.

Si la interrupción es muy prolongada, entonces se convierte en un desastre, el cual puede ocasionar pérdidas tanto financieras, como de datos y clientes, así como daño a la imagen y reputación de la organización. Generalmente los desastres pueden inhabilitar a la organización para proporcionar las funciones críticas de su negocio.

Uno de los objetivos del Programa de Continuidad de Negocio es asegurar la persistencia y sobrevivencia de las empresas en caso de que sufran un desastre, por lo que debe ser integral y debe considerar no solo la parte tecnológica. Actualmente se busca además, la protección de los procesos críticos de negocio.

Para que un Programa de Continuidad de Negocio sea integral se deberán considerar las siguientes fases durante su desarrollo:
1. Evaluación y Control de Riesgos. Por medio de ésta, se determinarán los eventos que pueden afectar a la empresa con una interrupción, el daño que pueden causar, así como los controles necesarios para prevenir o minimizar las pérdidas potenciales.

2. Análisis de Impactos al Negocio. Este se ejecuta para identificar y evaluar los impactos que resulten de los distintos escenarios de interrupciones. También debe identificar las operaciones críticas, sus prioridades de recuperación y sus interdependencias.

3. Desarrollo de Estrategias de Continuidad. Esta fase nos permite seleccionar las estrategias y métodos de protección apropiados para mantener las operaciones del negocio desde el momento del desastre, hasta el regreso a la normalidad. Las estrategias de recuperación también deben incluir los procedimientos de operación provisional, procedimientos manuales y procesos alternos que proporcionarán un nivel aceptable de normalización.

4. Respuesta y Operaciones de Emergencia. En esta fase se desarrollan e implementan los procedimientos para respuesta y estabilización de la situación después de un evento, incluyendo el establecimiento de la sede temporal que se utilizará como centro de operaciones durante la emergencia.

5. Desarrollo e Implementación de Planes de Continuidad. Su objetivo es documentar los procedimientos requeridos para continuar, recuperar y reanudar la capacidad funcional de la empresa.

6. Programas de Concientización y Capacitación. El objetivo de estos es crear conciencia corporativa y mejorar las habilidades requeridas para desarrollar, implementar y ejecutar el plan de continuidad de negocios.

7. Prueba y Mantenimiento de Planes de Continuidad. El objetivo de las pruebas de los planes es someterlos a distintos ejercicios para asegurar que funcionarán en caso de ejecutarlos. El mantenimiento consiste en actualizar los planes constantemente para reflejar las condiciones cambiantes en la empresa.

8. Comunicación de Crisis. Durante esta fase se desarrollan, coordinan y prueban los planes de comunicación con los medios (prensa, radio, televisión, internet), empleados e involucrados externos (clientes, accionistas, proveedores).

9. Coordinación con Autoridades Públicas. El establecer estos procedimientos permitirá coordinar las actividades de continuidad y restauración con las autoridades y los cuerpos de emergencia, mientras se asegura el cumplimiento con las regulaciones aplicables.
Es importante considerar que la responsabilidad sobre la Continuidad de Negocio es corporativa, y para el éxito del programa, deben involucrarse en su desarrollo e implementación desde los Directivos, hasta los empleados que participan directamente en la ejecución de los procesos operativos de la organización.

El desarrollo del Programa de Continuidad de Negocio considerando los elementos mencionados, nos puede dar una seguridad razonable de contar con la capacidad para reanudar la ejecución de los procesos críticos del negocio hasta su completa restauración después de que ocurra un desastre, y por su relevancia el tema de Continuidad de Negocio debe formar parte de la estrategia global de la organización.

Lic. Viridiana P. Reyes Infante
Generación 1995-2000
Informática

Escribe un comentario