Egresados ULSA                                  ULSA Comunidad ULSA Radio youTube Facebook Twitter Buscar

Jose Maria Rivera

¿Dónde están nuestros egresados? — Autor: admin publicado: August 9, 2012 a las 9:20 pm

Preparatoria
Generación 1984-1987

A finales del año 2006 volví a tener contacto con Julio Gordillo, quien fue mi compañero en tercero de preparatoria en la Universidad La Salle. Me sorprendió que me dijera que él se había especializado en finanzas y trabajaba en Bank of America. ¿En finanzas y estudiaste la carrera en La Salle?, le pregunté. Así, tocamos el punto de que egresados de la ULSA salían mal preparados en finanzas en comparación con otras universidades y que él estaba haciendo un gran esfuerzo ante la Rectoría para señalar deficiencias como esa y aportar consejos para remediarlas.
“Por eso quiero invitarte, José María, a que formes parte del Consejo Consultivo Empresarial”, me dijo, y continuó: “es un grupo de exalumnos que han acumulado amplia experiencia en sus áreas y que ofrecen, pro bono, sus opiniones al Rector de la ULSA acerca de los temas que se plantean en la sesión. Y Julio me explicó por qué pensó en mí: “te localicé porque ha llegado propaganda tuya a casa de mis papás” (entre 2000 y 2006 fui diputado por el distrito que incluye la Villa de Guadalupe; los primeros 3 años diputado federal y luego en la Asamblea Legislativa). En la plática repasamos algunas otras cosas acerca de mi trayectoria: estudié la Licenciatura en Economía en el ITAM y la maestría en economía en la Universidad de Chicago. Julio pensaba que al haber estado en una de las mejores universidades del mundo, yo podía aportar elementos para que la ULSA fuera mejor. ¿Aceptaría yo la invitación?
Si bien mi estancia en aulas lasallistas se limita a los tres años de preparatoria en la ULSA, mi padre estuvo en el Colegio Cristóbal Colón desde la primaria hasta la preparatoria. Él siempre tuvo un gran cariño y admiración por los Hermanos y era un asiduo asistente a las reuniones de Siempre Unidos. Sus palabras y su ejemplo fueron una viva transmisión de las enseñanzas de San Juan Bautista de La Salle. Alguien preguntará, ¿por qué no estudiaste en el Cristóbal Colón de La Villa?.Aunque el Lasallismo de mi padre era grande, no cerraba los ojos a una desventaja: el mal nivel de enseñanza del inglés. Este mismo tema fue de los primeros que me tocó ver en el Consejo Consultivo. Es imperativo que el alumno de la ULSA sea 100% bilingüe para tener acceso al conocimiento de vanguardia, pues éste tarda años en ser traducido al español.
El espíritu de contribuir en algo a la mejora del nivel educativo en la ULSA me llevó a aceptar la propuesta de Julio Gordillo.
Entre 2007 y 2009 fui Director de Finanzas de Luz y Fuerza del Centro, con el encargo de evaluar el caso y recomendar acciones. La situación era insostenible y al Gobierno Federal le salía más barato liquidar a los trabajadores que pagar 12 meses de nómina. Yo acudía trimestralmente a las reuniones del Consejo Consultivo pero cotidianamente trataba con el SME y con los problemas de Luz y Fuerza. Ahora soy Director General de Programación y Presupuesto de la Secretaría de Energía y sigo dando algo de mi tiempo al Consejo Consultivo.
México tiene un grave problema de desigualdad y esto es el reflejo de una gravísima desigualdad en las capacidades productivas de las personas. Como la respuesta no es regalar sino educar, estoy convencido de que la Universidad La Salle y los demás colegios lasallistas pueden ser la diferencia para muchas personas entre el ascenso socio-económico o el que se replique en ellas el nivel de vida de sus padres. De hecho, esto mismo es la historia de mi padre, pues mi abuelo no tenía estudios profesionales. La instrucción pública en sus diversos grados muestra graves deficiencias, según las evaluaciones más recientes. Esta realidad mexicana hace más grande la responsabilidad lasallista de mantener abierto y mejorando, un canal de superación personal para las personas de ingresos modestos. De otro modo perdurará el círculo vicioso de la pobreza urbana. Esta es la convocatoria del siglo XXI, pero, ¿acaso el joven Juan Bautista de La Salle no veía a su alrededor una situación análoga?

Escribe un comentario